COMO APRENDER A MEDITAR

 

Millones de personas han integrado en sus vidas la meditación como parte de un estilo de vida saludable. Quizás estés listo para comenzar una práctica de meditación y experimentar los muchos beneficios que tiene para ofrecer. Sin embargo, puede haber alguna situación que te incomoda; y es posible que no sepas cómo puedes comenzar a meditar. Con tantas técnicas y tradiciones de meditación diferentes para probar, es natural sentirse confundido o incluso tonto al principio. Pero la meditación no tiene que ser desalentadora. Si eres nuevo o no has practicado en mucho tiempo, aquí tienes todo lo que necesitas saber sobre cómo meditar.

 

Pasos para el proceso de meditación

  1. Ponte ropa cómoda. Lo primero que debes hacer es buscar ropas cómodas. Lo que uses no puede ser apretado, pues de lo contrario, tu concentración se verá interrumpida por enfocarte en lo incómodas que son tus ropas. Emplea vestimentas anchas para asegurar tu comodidad y quítate los zapatos.  Olvídate de prendas ajustadas y quítate el reloj u otros complementos que puedan ser molesto y muy apretados.

 

     2. Decide la hora y la cantidad de tiempo para meditar. La investigación muestra que es más fácil crear un nuevo hábito cuando lo hacemos a la «misma hora, en el mismo lugar» todos los días. Comienza con pequeños períodos de tiempo manejables, por ejemplo, sesiones de 3, 5, 7.  Y luego vas avanzando a 10,15 y 20 minutos, es clave, hasta que puedas desarrollar su práctica y encontrar su punto óptimo. Cuando te inicias en la meditación, debes empezar poco a poco para luego ir aumentando el tiempo. Simplemente no lo pienses demasiado: el mejor momento para meditar es siempre el aquí y ahora.

 

3. Elige un lugar para meditar Tranquilo. Este debe ser bastante tranquilo, aunque no necesitas silencio total, solo elige un sitio donde nadie ni nada pueda interrumpir tu concentración. Es necesario encontrar un lugar que te permita estar relajado y sin interrupciones ni interferencias. Algunas personas tienen la habilidad de meditar en lugares donde no hay silencio total, si este es tu caso entonces adelante no hay impedimento en eso e inclusive si tienes una mascota como un perro que puede ladrar fuerte o un garito maullando, o un loro hablando y cotorreando. El lugar puede ser la habitación de tu casa, la orilla del mar o tu jardín… Cualquier lugar es bueno si te permite estar cómodo y centrado, totalmente inmerso en la actividad que vas a iniciar.

 

 

4. Puedes crear el ambiente que elegiste más agradable. Lo cierto es que se puede practicar la meditación en cualquier lugar, incluso rodeados de personas. Sin embargo, cuando estamos dando nuestros primeros pasos, nos ayudará mucho tener un lugar tranquilo que facilite la relajación. Un elemento que no debes descuidar en tu espacio de meditación es el olor. Se ha demostrado que el uso de aceites esenciales de plantas, como la lavanda, la manzanilla y la menta, realmente pueden calmar el alma y el cuerpo. Y lo más interesante es que sus efectos a nivel de sistema nervioso se mantienen, aunque el olor haya desaparecido. También puedes quemar velas o incienso, los cuales incluso contribuyen a estimular algunas funciones cerebrales. Solo necesitas encontrar los olores que mejor funcionan para ti, y, sobre todo, aquellos que generan estados agradables.Reproducir una música con una simple búsqueda de la Internet te llevará a un sinnúmero de fuentes de música libre, especialmente creados para la meditación. Lo interesante de contar con un espacio de meditación es que apenas entremos en ese ambiente, nos sentiremos mucho más tranquilos y relajados.

 

5. Elige y siéntate de una manera correcta. Para meditar debes sentarte de manera correcta, es decir, en el suelo con la espalda recta, pero sin tensiones, no es necesario tener una posición específica a la hora de sentarte. Cada uno encuentra comodidad de una manera distinta, así que, si prefieres elegir sentarte en una silla, hazlo de esa manera mientras tengas la postura recta. Si deseas elige recoger tus piernas si es más cómodo para ti; si ese es el caso, pues cruza las piernas sentándote en el piso o en un sofá. Como te dije, eso depende de ti, como te sientas mejor es la manera correcta. La meditación tradicional es practicada sentándose en una almohadilla en el piso en posición de loto, es decir, cruzando las piernas.

 

 

6. Comenzamos la meditación con la respiración. Asegúrate antes de iniciar la meditación de sentarte con la postura que te hace sentir cómodo. Luego descansa las manos en el regazo con las palmas mirando hacia arriba con la mano izquierda debajo de la derecha, relajando completamente los hombros. También puedes colocas tus manos encima de tus rodillas. Una vez hecho esto, cierra tus ojos y enfócate en tu diafragma (es el área que está encima de tu ombligo, justo debajo de tu caja torácica), y empieza a respirar lenta y profundamente sin quitar tu enfoque de ahí. Nada debe separarte de la concentración en tu respiración.

Una guía para principiantes al yoga

 

7. Acepta los pensamientos que surgen y Continúa. Vendrán imágenes a tu mente. Una vez más, recuerda que debes dejar que esas imágenes mentales fluyan sin pasar juicio sobre ellas. Es habitual que, durante la práctica de la meditación, surjan distintos pensamientos: nuestros problemas personales, la incomodidad del momento o la inseguridad de estar haciendo bien la meditación o no (algo que suele ocurrir cuando nos iniciamos en esta práctica). Pero esto es algo normal y, por tanto, debemos aceptarlo. Continúa enfocándote en tu respiración a través del diafragma, todo en total tranquilidad y sin emitir palabras mentalmente. Lo importante es fijar la atención en una sola cosa a la vez.

 

 

8. Meditación a través de mantras. Un mantra es una palabra sánscrita cuyo significado es “instrumento de la mente,” la cual hace referencia a sonidos con poder espiritual y psicológico.  tiene como objetivo relajar e inducir a un estado de meditación en quien canta o escucha. La palabra está conformada por 2 expresiones “man” que significa “mente” y “tra” que expresa “liberación”.  El más común de estos sonidos es repetir “om” (que significa “consciencia omnipresente”) durante la meditación. Tranquilamente y sin presión, repite el mantra mientras meditas. El mantra te permitirá desconectarte de tus pensamientos para entrar en un estado consciencia más profundo.

 

 

 

9.  Añade este ejercicio de meditación a tu rutina diaria. Tras leer los pasos anteriores, ahora ya estás listo para hacer de la meditación un hábito saludable. La práctica de la meditación es algo muy fácil de incorporar a nuestros hábitos de vida como una forma de ganar en bienestar y capacidad para gestionar el estrés. Además, hoy en día existen maneras que aún vuelven más accesible esta actividad.

 

Mi Alma Abraza a Tu Alma namast

 

Deja un comentario
Stay up to date
Register now to get updates on promotions and coupons.

Carrito de la compra

×
Ir a la barra de herramientas